Proyecto

Las formas tradicionales de obtención de información sobre el comportamiento de los visitantes incluyen observaciones directas en sala y encuestas a los visitantes. Estos métodos presentan ciertas limitaciones ya que están mediados por el discurso (escrito u oral), la percepción de sí mismos y  las experiencias personales de los visitantes, además del rol del analista o encuestador y su carga personal.  Para superar esta limitaciones, se propone la incorporación de tecnologías no invasivas para la recolección de grandes masas de datos sobre el comportamiento de los visitantes.

La definición de museos ha cambiado en nuestro entorno, gracias a  las tendencias del manejo, visualización y análisis de Big Data.  Mayer-Schönberger y Cukier definen el big data como “la capacidad de la sociedad para asimilar la información mediante vías novedosas con el objetivo de producir conocimientos, bienes y servicios de valor significativo”. El big data permitirá, entre otras cosas, hacer recomendaciones cada vez más precisas, basadas en el análisis de nuestro rastro y en la comparación con el de otros usuarios.

A su vez las tecnologías ubicuas han revolucionado el proceso de recolección de datos sobre el comportamiento humano. En este proyecto buscamos analizar el comportamiento del visitante a partir de conjuntos de datos longitudinales anonimizados, generados por sensores no invasivos (Bluetooth). Estos medios digitales de recopilación de datos no se oponen a los enfoques tradicionales, sino que resultan complementarios. La disponibilidad de grandes conjuntos de datos sobre los patrones de visita del museo ofrece nuevas oportunidades para aplicar técnicas de análisis computacional y comparativas, visualizaciones de datos y generación de información significativa.

Los objetivos específicos consisten en:

-Registrar los movimientos de los visitantes dentro de un museo, considerando la disposición espacial y la relación entre ellos y los objetos exhibidos. Se pretende el desarrollo de una experiencia en una sala del Museo Reina Sofía, para aplicar el prototipo.

– Utilizar un método anónimo y no invasivo de recolección de datos (Bluetooth).

– Analizar  el tiempo de estadía del visitante, de movimiento y de reposo.

– Determinar los espacios privilegiados de reposo/observación.

– Determinar los espacios escasamente utilizados/transitados.

– Vincular los comportamientos de los desplazamientos con la existencia de mayor o menor número de visitantes.

– Elaborar conclusiones  y aplicarlas al diseño de los guiones museográficos y museológicos.

 

El  potencial de aplicación de este proyecto es amplio y su desarrollo tendrá impacto sobre los museos, las instituciones culturales públicas y privadas, los gestores culturales, los investigadores y profesionales que realizan estudios de público.  En este sentido cabe destacar que el uso masivo de datos sobre el comportamiento de los visitantes ha venido para coexistir con los criterios de valor artístico y de función social y educativa de los museos. A un nivel más amplio la visualización de datos sobre  la forma de apropiación y uso del patrimonio cultural permite discutir el rol general de las políticas públicas de cultura.